PERFIL SOCIODEMOGRÁFICO

 

Grupos Étnicos

 

En el municipio de Badiraguato, que en los siglos XVI y XVII perteneció a la provincia de Culiacán, habitaron dos grupos de indígenas importantes: 

La nación Tebaca, que ocupó parte del territorio correspondiente al río Humaya, hasta colindar con los sinaloas, así como con los acaxees, que dominaban la parte colindante con el estado de Durango; habitaban en Badiraguato, Morirato, Noyaquito, Batacomito, Alicama, Cariatapa, Otatillos y Guaténipa, este grupo se alimentaba de la caza, con pescados del río, cultivaron maíz, fríjol, calabaza, chile, etc.  Los Tebacas fueron el grupo indígena que habitaron con mayor proporción el municipio de Badiraguato. 

El otro grupo importante fue los Pacaxes, un grupo de la provincia de Culiacán que habitaban corriente arriba del río Humaya y en Cariatapa; vivían en las faldas de los cerros, éste grupo practicaba la agricultura. 

Habitaron también pero en menor proporción los indios acaxees, que fueron un grupo aborígenes que se separó de los nahuas en su peregrinación, al llegar a las riberas del río Humaya remontaron corriente arriba. Sus casas las hacían pequeñas de piedras superpuestas, ripiadas con barro, sembraban maíz, fríjol, calabaza, recolectaban frutas silvestres como zapotes y guamúchiles. 

Al igual que los acaxees, pero en la sierra tarahumara de Badiraguato habitaron los indios tarahumaras, de los cuales en la actualidad existen descendientes directos que habitan esta parte del municipio, en cuevas o en chozas pequeñas. 

Es posible que al igual que los tarahumaras, existan en la actualidad descendientes directos de los indios tebacas en las rancherías de Morirato, Cariatapa y Gauténipa, así como en sus alrededores. 

De acuerdo a los resultados que presenta el II Conteo de Población y Vivienda del 2005, en el municipio habitan un total de 73 personas que hablan alguna lengua indígena.

 

Evolución demográfica

 

Badiraguato es una alcaldía, que de 1930 a 1970 manifestó un dinamismo demográfico relativamente lento, para posteriormente acelerar significativamente su crecimiento poblacional. 

En 1930, el municipio estaba habitado por 22 mil 258 personas, monto que se incrementó anualmente en un 1.8% hasta alcanzar en 1940 una población de 26 mil 505 habitantes. 

En la década de los cuarenta se caracterizó por una atenuación en la dinámica demográfica (0.4 anual), por tal efecto en 1950 el territorio albergaba a 27 mil 615 personas. 

En el transcurso de la década de los cincuenta la población aumentó a un promedio del 0.2% anual, por lo que al dar inicio los sesenta, Badiraguato registró una población de 28 mil 138 habitantes. 

Para el siguiente decenio, el municipio retomó la tasa media anual de crecimiento del 0.4% experimentada en los cuarenta, este índice le permitió alcanzar un nivel de 29 mil 252 habitantes en el año de 1970.  Dicha recuperación se hace más notable a mediados de los setenta por un 3.0% de crecimiento por año que se tradujo en una población de 39 mil 170 personas en el año de 1980

un mejoramiento en las condiciones de vida de la población, ha traído consigo un aumento en la esperanza de vida del habitante de Badiraguato. 

La evaluación de 14 años de registro de hechos vitales, aporta un promedio de 216 defunciones anuales. Esta situación ha provocado que la tasa bruta de mortalidad del municipio se desplace de 6.53 defunciones por cada mil habitantes; en 1970 a 4.80 y 4.02 en 1980 y 1983 respectivamente. 

Las disminuciones de los niveles de mortalidad general, se explican en parte por una menor incidencia en la mortalidad de infantes de menos de un año de edad; por ejemplo, en 1978 ocurrieron 7.71 defunciones por cada millar de nacimientos, mientras que en 1983, se registraron 5.83, a esto hay que agregar un comportamiento similar en las muertes de productos de la concepción que por su grado de gestación podrían sobrevivir, lo que se constata al registrarse en 1979 y 1983 una tasa de 1.53 y 0.53 mortinatos por cada mil nacidos vivos. 

 

Migración
 

El municipio de Badiraguato se venía caracterizando por ser una región emisora de un considerable número de habitantes, principalmente por la falta de empleos atractivos, por una topografía irregular que impide la implantación de una adecuada infraestructura social y económica y por el abatimiento de las actividades ilícitas; sin embargo, justo es reconocer que en los últimos años, la tendencia de emigración ha disminuido su incidencia. 

Excluyendo a los extranjeros y aquellos en que se ignora donde radicaban con anterioridad, se llega a la conclusión de que en 1980 habitaban 1,581 personas cuyo lugar de origen señalaba como principales los estados de Chihuahua (37.2%), Durango (21.8%), Sonora (12.0%) y Baja California (11.0%). El resto (18.0%) habían estado radicados en otros estados de la República. 

Analizando la inmigración de nacionales hacia el municipio según las zonas económicas en que se divide el país, se comprueba que un 60.6% son originarios de la zona norte (Chihuahua, Coahuila, Durango, San Luis Potosí y Zacatecas), y un 27.8% del noroeste (Baja California Norte, Baja California Sur, Sonora y Nayarit). El 11.6% restante comprende las demás regiones del país. 

Badiraguato, manifiesta una migración temporal que coincide con la temporada de cosecha en la región de los valles agrícolas. En el caso de los desplazamientos definitivos, éstos se dan principalmente hacia la ciudad de Culiacán y Guamúchil. 

Distribución de la población
Por su topografía irregular y por una serie de fenómenos sociales y económicos, Badiraguato aún no ha incursionado en el proceso de urbanización y por ello se califica como una región eminentemente rural. 

En 1980 se confirmó que la cabecera municipal, era la localidad  más poblada con 2 mil 070 personas seguida en importancia por Otatillos con 805 habitantes y Tameapa con 789 habitantes. 

Con respecto a marginación tiene un índice de 0.823 esto quiere decir que su grado de marginación es alto, por lo que ocupa el 1er. lugar con respecto al resto del estado.